minijuegosWeb :: Buscar

Registro - Conectar   Recordar

Foro minijuegos
[ Registrarse ] Perfil | Mensajería privada | Conectarse |  F.A.Q. | Buscar | Lista de Miembros | Grupos de Usuarios 
[ Inicio ] [ Índice de Foros ] [ Mis Favoritos ] [ Rangos ] [ Quiz ] [ Libro de visitas ]


M.I.N.I. R.O.L. ==> Cap. 1

Página 1 de 3 | Ir a página 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo | Responder

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Foro minijuegos -> R.o.l.
 Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Croft
Administrador
Administrador
Croft

Registrado: 25 Feb 2009
Mensajes: 2680
Promedio por Día: 1.09

LOL Level: -2


9999999999.9 Moneda
Moneda especial

Items

wii Nintendo 64

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 29 Aug 2013 3:48 am    Título del mensaje: M.I.N.I. R.O.L. ==> Cap. 1 Responder citando

Croft

Llevo desde la mañana corriendo, hace media hora despedazaron a no mas de 10 metros de mi a un hombre, le salto una de esas cosas por un lado, le enterro sus colmillos o lo que fuera que tuviera en la cara y le arranco medio cuello en un instante, mientras, su otra "extremidad", me niego a llamar a eso brazo, le atravesaba el torso y hacia de las suyas con el intestino del pobre idiota, y si, lo llamo idiota no siento la menor lastima por el, corria por todo el medio de la calle gritanto algo como un retrasado, de hecho estoy agradecido, llamo la atencion de ellos lo que me daba la via libre para huir. Ah y hace solo 5 minutos que logre perder a uno de esos que me seguia, al menos eso espero.

En fin, El helicoptero paso en la tarde de ayer, decia que debiamos ir a la zona alta de la ciudad para ser evacuados, ahi no habia edificios lo que facilitaria el acceso, obviamente eso significaria que nosotros no podiamos encondernos en los edificios, tendriamos que usar una casa y quedar al descubierto, bueno igual sali corriendo de donde me escondia y roge encontrar una con dos pisos, exactamente como la que esta al frente, vacia, y toda para mi.

No se ni que son, pero solo espero que no vengan a buscarnos aca, aunque no dudo que algunos idiotas llamaran a media ciudad llegando en carros y haciendo todo el ruido del mundo, voy a llegar a esa casa y buscar comida porque lo unico que tengo en mi posecion es la navaja que tengo como llavero, tenia un revolver ayer, y lo tenia hoy hasta que hace unas 3 horas un idiota me empujo y se llevo mi mochila, no sin darme un bataso en la pierna que casi me la parte claro.

Jueves a las 6:00 pm dijeron, son las 1:15 pm llevo corriendo 5 horas ya, ahora podre descansar hasta mañana, escondido en la casa y listo para escapar mañana a la tarde, mientras comere algo, tapare las puertas y tal vez si tengo suerte aun hay agua y tienen un bañera aca, en fin, solo desear me queda.



Comando: Zeh, entra a la casa a la fuerza. (Y describe a mi personaje :3)


Ultima edición por Croft el 30 Aug 2013 3:34 am; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Zeh Roh
Administrador
Administrador
Zeh Roh

Registrado: 07 Feb 2012
Mensajes: 256
Promedio por Día: 0.19

LOL Level: 0

Ubicación: Hypertime




1412.0 Moneda
Moneda especial

Items

PlayStation 2

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 30 Aug 2013 3:34 am     Responder citando

>Nick: Entrar en la casa a la fuerza y describir a quien te encuentres.


Nadie estaba esperándolo. Nadie pudo prepararse, nadie podía prevenir algo así.

Empezó hace dos días.

El domingo todo había sido normal. Me había encontrado con Jack, nos juntamos a tomar algo y volví a casa algo borracho. Sabía que no me podía presentar en el trabajo en esas condiciones, así que me volví temprano. Eso fue todo. Y al día siguiente en la oficina todo se desencadeno. Paso de un momento a otro. Estaba en el quinto piso de las oficinas, haciendo papeleo. De repente, todos se levantaron y empezaron a correr, alejándose de la puerta. No pude entender que estaba pasando, pero me levante también. Todo era tumultuoso. Entendía que había una emergencia, ¿pero qué…? De repente, más gritos. Mi compañero del cubículo de al lado grito que buscáramos otro camino, que esas cosas también estaban atrás.
—¿Quiénes están atrás? –Pregunte.
Pude ver la respuesta yo mismo. Un grupo de personas cayeron al suelo, y pude ver lo que les había saltado encima.
Eran unas criaturas carnosas, con cuerpo mayormente humano. Todas tenían alguna extremidad deformada; partes del cuerpo estiradas, fundidas o contraídas tanto que ni siquiera parecían extremidades en ese punto. A una de ellas le faltaba la cara, y su cuello se unía a su hombro como si su piel se hubiera derretido; otra tenía un brazo excesivamente largo cruzado por un agujero que dejaba ver la pared al otro lado. Se movían como animales salvajes, y perseguían a la gente furiosamente. Tiraban mesas y sillas en su camino salvaje, y todos corrían. Sin entender aun que estaba pasando, me di vuelta y empecé a correr hacia la puerta de entrada. Concentrado solo en mis pies, empezaron a llegarme más sonidos de mis alrededores… sonidos que venían de la calle. Gritos. La gente en la calle estaba gritando. Por un instante desesperado pensé en quedarme en las oficinas, que abajo solo habría más muerte. Pero entendí que ahí íbamos a estar encerrados. Salte por encima de una mesa y cruce hacia la salida.

Tome las escaleras. Note que alguien me llamaba, pero lo ignore. No parecía haber nadie alrededor, hasta que vi que un hombre que parecía haberse caído intentando bajar. Me acerque a él. Estaba boca arriba, sin moverse. Me puse casi encima suyo y entendí… estaba muerto. Lleno de pánico, me pregunte si pudo haber muerto solo por un tropiezo, pero lo mire con más detenimiento y encontré una gran herida de mordida en su cuello que sangraba constantemente. Seguí corriendo, solo corriendo hasta llegar abajo y abandonar el edificio.

Como esperaba, las calles eran una locura. Multitudes de gente corrían para todos lados por sobre la calle, con esas cosas saltando por encima de los autos y las personas y devorándolas. ¿De dónde habían salido? ¿Qué había pasado? No podía entenderlo. Bocinazos de autos, coches chocando y alaridos cubrían la escena y me hacían perder el juicio. ¿Qué hacer? Seguí corriendo. Solo corrí, corrí y corrí, ignorando a las personas morir a mí alrededor.
Antes de que me diera cuenta, el sol se había escondido. Me había ocultado en una estación de servicio, esperando a que la situación se calmara. Todo fue un frenesí de caos durante las primeras horas, pero las criaturas parecieron calmarse medio día después. Y tomaría un día más para que las autoridades entraran en acción. De repente, mi celular volvió a sonar.

Era Jack. Estaba bien. Conteste el servicio de mensajería.

-----------------------
JD: nik
JD: nick

NS: ¿Jack? ¿Dónde estas?
JD: en un refugio
podes crer lo que paso?

NS: No. Esas personas… aquellas cosas…
JD: si
JD: ya se. no son cosas, no pueden ser
JD: nick
JD: tenemos que reunirnos

NS: Si.
JD: siento que todo se fue al diablo. entraron en mi casa
NS: ¡¿Qué?!
JD: si
JD: pero pude pasar por la estación
JD: agarrar algunas cosas
JD: cosas como armas

NS: No.
JD: tengo una para vos
NS: No. No. Sabes que no puedo… No voy a usarla.
JD: vas a morir
NS: Me parece bien.
JD: da igual. tambien agarre un arma de mano. esta bien.
NS: Cielos. ¿Dónde estás? ¿Dónde podemos encontrarnos?
JD: ya va a anochecer. juntemonos mañana
NS: ¿Qué son… qué… qué paso?
NS: son criaturas del demonio
NS: ¿De que estas hablando?
JD: esto es un castigo
NS: Estas loco.
JD: es obra del señor
NS: No.
JD: dios.
NS: ¡No! Estás loco.
JD: idiota
JD: tnego que irme.

-----------------------

Y Jack cortó.
Él y yo habíamos sido amigos por un largo tiempo. Trabajaba en la estación de policía, y no había nadie en quien confiara más. Estaba esperando nuestro encuentro, aunque lo que habia dicho me preocupo un poco. Ese día pasó sin más problemas.

Llego el martes, cuando me encontré con Jack. Resulto que el arma que tenía para darme era un hacha. Definitivamente no era lo que estaba esperando.

Fue ese mismo día cuando dieron el anuncio: iban a organizar un rescate en dos días. Iban a llevarse a los ciudadanos en helicópteros, a todos los que llegaran a la zona norte de la ciudad. Jack y yo sabíamos a donde ir.
—Creo que entiendo a esas cosas. Te persiguen si te les acercas, pero si no se quedan pastando o algo así. Creo que tienen que olerte.
—Hum. Sobre lo que dijiste antes… –Dije.
—Estoy completamente seguro. Estas cosas vienen de ahí abajo.
Me quede mirándolo.
—Creo…
—Estoy completamente seguro. Hay una extraña sensación cuando estas cerca de ellos… como un zumbido… que se te mete en la cabeza y te revuelve los pensamientos…
—Basta. Deja de hablar. No quiero que sigamos con este tema.
Jack estaba fuera de sí. No podía ser cierto. Trate de ignorar la idea, y seguimos camino.

Por suerte, el era tan ágil como de costumbre.
Comenzamos a movernos para arriba en la ciudad, cruzando los obstáculos sin detenernos, avanzando como uno. Cada uno entendía lo que el otro estaba pensando, y actuaba acorde a aquellas intenciones.

Pero no pudimos evitar a las criaturas por siempre. Cruzando una esquina, se nos apareció una, rugiendo con una boca que sobresalía por encima de lo que debía ser una cabeza, pero no era más que un tumor encima de su cuello. Por lo demás, parecía un hombre normal, un viejo con ropas de tela gastada que le quedaban grandes para su talla. Sin esperar a más, Jack empezó a dispararle con sus dos pistolas, mientras que yo me le acerque y le clave el hacha a un lado de la boca. El filo se hundió en su piel, como si se tratara de aguas pantanosas, y me invadió un hormigueo que me hizo empezar a temblar. La cosa soltaba un pequeño murmullo, como un aaa perezoso… y su mano huesuda se acercó a mí… Hasta que cayó al suelo, muerta, llena de balas.
Yo empecé a retroceder mientras Jack recargaba sus armas con las balas que tenía en su mochila.
—¿Todo bien por alla? –Me pregunto, sin levantar la mirada. Mi temblor estaba desapareciendo.
—Sí… sí. Me preocupe por un instante, eso fue todo. Vamos…
Jack me miro directamente.
—Te lo dije.
—Dije que sigamos.

Continuamos nuestro camino, y solo lo interrumpimos para buscar un lugar donde dormir. Veíamos bastantes personas por las calles, pero todas eran discretas y evitaban mirar al resto. Todo el mundo parecía en guardia o en shock; todos sabían que un movimiento en falso podía matarlos; una criatura podía aparecer en cualquier momento.

Nos metimos en una casa y reposamos ahí. Usamos la comida de adentro para cenar.

Durante la cena Jack me conto una historia.

—Todavía no te dije de esto –Empezó—, Pero yo estaba con un compañero de la fuerza cuando todo empezó.
—¿…Murió?
—Si. Pero por su propia mano, Nick. “Puedo escucharlos…”
—¿Qué?
—”…Puedo escucharlos”, decía. “Puedo escucharlos arañar”.
Deje de masticar y apoye el tenedor en el plato. ¿Que estaba diciendo?
—Tras eso, se pegó un tiro.
Hubo un momento de silencio entre nosotros.
—Esto es algo que tenía que pasar. Es todo lo que estoy diciendo.

Fuimos a dormir en cuartos contiguos, sin hacer más comentarios. Salimos al día siguiente, el miércoles.
Aquel día murió Jack.
Solo faltaba una hora para su muerte cuando encontramos otra de esas cosas. Saltaba sobre un cadáver, arrancando pedazos de carne de tanto en tanto, como bañándose en la sangre. Lleno de repulsión, Jack apunto hacia la mujer gorda y acabo con ella.

En ese mismo momento, otro apareció por detrás.
Era un hombre de pelo largo. Le faltaba camisa y su estómago se expandía anormalmente, como si fuera a explotar. Eran abominaciones, criaturas demasiado horribles para ser ciertas. Empezamos a correr, el monstruo jadeando maniáticamente tras nosotros, corriendo como un perro. Sabiendo que no podíamos evitarlo por mucho más, cruce miradas con Jack y nos paramos a la vez, mientras tensaba mi brazo con el hacha extendida. La criatura se ensarto el arma en el cuello y callo hacia atrás, a lo que Jack abrió fuego. Dejando un charco de sangre bajo el, seguimos camino.

Revise mi reloj; eran la una de la tarde. Habíamos llegado a la zona alta de la ciudad; solo faltaba esperar. Encontramos una casa en una calle en subida. Tenía dos pisos y parecía sencilla, pero solo queríamos un lugar donde quedarnos. Nos paramos frente a la puerta.
—¿Estará cerrada? –Dije.
—Solo hay una forma de saberlo.
Asentí, y golpee contra la puerta. Para mi sorpresa, se abrió al momento, haciendo que cayera al suelo del interior de la casa.

—¡¿Quién mierda son?! –Grito una voz.

Mire hacia arriba, al tiempo que escuchaba a Jack martillar sus armas.
—¡No! –Grite.
No había porque disparar. Solo era un hombre normal, agitado con razón si habíamos entrando en su casa de repente. Era un tipo de mediana edad, con una chaqueta gris sobre una camison blanco; tenia una nariz prominente. Se había agazapado contra nosotros, y exhibía una navaja en posición amenazante… aunque no inspiraba ningún temor.
—¿Quiénes son? ¿Qué… qué hacen acá? –Pregunto el hombre.
Jack bajo las armas y me miro. Le indique que todo estaba bien con la mirada.

—Me llamo Nick. Él es Jack –Dije—. Nada más estábamos buscando refugio. Nosotros…
—¿También escucharon el anuncio? ¿El de venir a la zona alta? –Pregunto el tipo.
—Así es –Intercedió Jack—. Mira, nada más queremos pasar el tiempo acá, eh…
—Croft. Díganme Croft.
—Solamente queremos esperar a que se haga mañana. Como seguramente vos también…

De repente, Jack dejo caer sus armas y se tiro al suelo, con un grito. Empezó a revolcarse, como si estuviera sufriendo espasmos, mientras su boca dejaba salir gárgaras sin sentido. Croft y yo lo mirábamos impresionados.
La espina dorsal de Jack se agito, y se apretó en su espalda como si quisiera salir. Su codo izquierdo empezó a crecer, junto con la piel que lo acompañaba, resultando en un brazo deforme… Comprendí, lleno de horror, que Jack estaba convirtiéndose en una de esas cosas.

—L…Las armas… –Dije, casi en un susurro.
—¿Qu…Qué? –Pregunto Croft.
—¡Las armas! ¡Toma sus armas! ¡Tenemos que matarlo!

Croft me miro impresionado, pero hizo como le encargue y se tiro al suelo por las pistolas. Las tomo, y mientras los balbuceos de Jack se convertian en un murmullo… el murmullo que había escuchado antes… Croft apunto hacia él.

—Es uno de los mutantes… Es uno, ¿no?
—Tenes que disparar. Dispara, Croft.

La mano de Croft temblaba, pero jalo el gatillo. Jack, que estaba casi junto a él, estaba incorporándose despacio, y recibió los impactos de lleno.

Cayó al suelo, y no volvió a moverse. Un charco de sangre empezó a salir de las heridas y lleno el suelo.
Nadie dijo nada por un instante.

—Jesús…
Se me cegó la vista, pero mantuve la compostura.
Croft se acercó a mí.

—¿Estas…? Eh… Uh, Dios…
—Estaba equivocado.
—¿Qué?
—Jack estaba equivocado. No son demonios. Está en el aire… lo que esté haciendo esto está en el aire.

Croft me miro sin comprender, y estiro sus manos hacia mí. Tenía las pistolas en ellas.
—Son tuyas.
—No. No… no uso pistolas.
—¿Qué? ¿Por qué no?
—Es… es… no importa.

Mire hacia el cadáver de Jack una vez más.
—Dios mío…
Lamente la muerte de mi hermano, mientras me preguntaba si cualquiera de nosotros podía convertirse en cualquier momento.

Y por encima de todo, sentí que ninguno iba a sobrevivir hasta el rescate. No había manera de vivir en ese infierno. Pero Croft parecía sensato. Apoyo su mano en mi hombro, y no agrego nada más.

>Clay: Anunciar tu presencia.
_________________
"La oscuridad enciende, ¿quien es mi padre? ¿Me tenderé? ¿Me quedaré? Bendice el campamento, haz que el fuego brille."
--------

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Fabulous Cereal
Administrador
Administrador


Registrado: 05 Mar 2009
Mensajes: 5330
Promedio por Día: 2.17

LOL Level: -65


10587.0 Moneda
Moneda especial

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 01 Sep 2013 9:11 am     Responder citando

El sol del mediodia nos quemara la piel y apenas correra el viento. Sera solo un dia normal de verano. Caminaremos por la ciudad hacia la zona norte, donde un equipo de rescate prometera ir por nosotros al dia siguiente en la tarde en helicopteros. Solo habra que sobrevivir un dia.

Una hora habra pasado desde que oire el primer mensaje por radio, y saldre de la casa con algunas cosas. Y con "algunas", me refiero a que llevare agua y comida solamente. No tendre para defenderme mas que un abrelatas. Por suerte, Luis tendra una pistola.

El tambien habra oido el mensaje, e ira en la misma direccion que yo, pero manteniendo cierta distancia. No lo culpo, las crisis sacan lo peor de todos, con solo algunos toques de verdadero altruismo entremedio. De todas formas, no me importara eso, pues ese viaje lo hare para salir de la ciudad, no para hacer amigos.

La zona norte no estara demasiado lejos de nosotros, asi que podremos llegar a pie. Suerte que es asi, porque ninguno de los dos tendra auto ni sabra como robar uno. Estare seguro de que la mitad de los autos en la calle no tendran dueño.

Aun asi, seran 5 horas de camino bajo el sol.

En un momento, Luis se detendra en mitad de la calle. Cuando me gire a verlo notare que tiene los ojos vidriosos, mirando al infinito. Y luego caera al suelo mientras convulsiona. No sera un ataque epileptico. No. Se estara transformando. Me alejare de el tan rapido como pueda, antes de que pueda ir por mi.

Pero eso no sera buena idea. El tendra la pistola.

Me detendre a dos cuadras en una tienda de ropa para descansar. Adentro estara fresco y bebere un poco del agua que llevare para quitarme un poco la calor. Tendre sueño ese dia, y apreciare la idea de dormir en el suelo helado de ceramica. Pero no lo hare. Porque aun tendre que llegar a la zona norte antes de que anocheciera, o estare en problemas.

Saldre al cuarto de hora de la tienda y caminare a paso rapido. No sabre por donde voy, pero sabre que solo habran casas, y que por ahi tendre que estar.

Avanzare solo por las calles vacias, viendo en los edificios como la gente que estara escondida me observara desde las ventanas. Sera en una esquina que me encontrare con uno de esos monstruos de cerca. Me vera con el unico ojo que tendra, y correra tras mi carne. Y yo correre por mi vida y aunque la gente vera, nadie actuara en mi defensa. Nadie vendra por mi ni nadie me ayudara. Y ellos seran los mismos que creeyeron ser buenos samaritanos y que creeyeron que nunca ignorarian los gritos de que este en peligro. Pero no los culpare, porque yo sere igual.

El monstruo no se cansara, mas yo si lo hare y sera una cosa de tiempo. Una mujer con una mochila se cruzara en mi camino. Aparecera en una vuelta y aunque la evitare, ella no podra evitar al monstruo que me sigue de cerca. El me dejara y sere libre. Mirare atras un momento y vere como la devora, y seguire corriendo para que no vuelva por mi.

La culpa caera cuando la adrenalina me abandone. Cada mirada en las ventanas me juzgara y me condenara, pero seguire mi camino. Y cuando llegue a la interseccion en una gran avenida, me encontrare a otra mujer que ira en la misma direccion.

Caminaremos en la misma direccion pero no juntos. No hablaremos durante una hora y no nos miraremos. En la vereda habra un arbol viejo y pequeño, pero duro. Me acercare a el y me colgare para sacar una de sus ramas. Cuando la quiebre la mujer se girara a ver. Quitare las hojas y las otras ramas que tenga y tendre un arma para defenderme. La mujer hara lo mismo y entonces le preguntare su nombre. Empezaremos a hablar, poco a poco. Cosas como el nombre y la edad daran paso a lo que haremos antes de que aparezcan esas criaturas y lo que haremos despues.

Seguiremos andando y nos defenderemos el uno al otro teniendo ya algo de confianza. Y es que es dificil escapar y dejar al otro atras cuando has hablado por mas de unos momentos. Uno de esos monstruos aparecera en nuestro camino y los dos en posicion, atacaremos con las ramas hasta matarlo. Y luego seguiremos nuestro camino.

El sol se empezara a poner. Las sombras de los edificios cubriran calles enteras, pero el cocreto seguira caliente hasta la noche. Caminando aun, contemplaremos la idea de buscar donde dormir y seguir mañana. Decidiremos seguir un poco mas.

Analizaremos a cada monstruo, desde lejos. Ellos nos veran, pero no correran a nosotros si no nos movemos ni hacemos ruido. Tienen mala vista, deduciremos. No estaran por encima de las personas normales. Solo empeoraran con su transformacion. Iremos con mas calma por las calles, contentos con la idea de que no nos enfrentaremos a zombies invencibles ni monstruos ultraperceptivos.

Seguiremos andando, ahora en silencio. Pero sera un silencio comodo, agradable. Ocacionalmente saldran algunas preguntas, pero no requeriran mas que un si o un no. Y luego de una hora, dejaremos de ver los altos edificios sobre la ciudad. No faltara mucho para el anochecer, pero alcanzaremos a llegar a la zona norte. Caminaremos durante varias cuadras mas para asegurarnos de estar en el lugar que buscabamos.

Pero oiremos disparos. Miraremos en direccion del lejano sonido, y nos preguntaremos sobre su origen. Pero poco nos importara, y hasta mejor sera no involucrarnos. Seguiremos nuestro camino indefinido hasta que uno de esos monstruos nos vera desde lejos y correra tras nosotros.

Obviamente no todos seran cortos de vista.

Determinados nos prepararemos para pelear pero dudaremos cuando detras de el, otro monstruo mas se aparezca. Ella me dira que sera mejor correr, pero tendre mis dudas. Seran tan rapidos como nosotros. Aun asi, correremos los dos tratando de alejarnos de ellos.

Pero no servira. Solo agravara el problema. Otra criatura mas se sumara. Empezamos a cansarnos y cuando una cuarta se agregue, concluiremos que escapar no nos servira de nada.

Superados en numero, no tendremos posibilidad de ganar ni de escapar. Ella hara lo unico que podremos hacer en ese momento. Gritar por ayuda.

Nos detendremos y nos giraremos enfrentando a los monstruos. Con las ramas en la mano, nos preparemos para perder la vida.

Pero los gritos serviran. Dos sujetos saldran de una de las casas y uno de ellos matara a tres de los cuatro monstruos con una pistola. Acabaremos con el ultimo y les daremos las gracias. La luna se estara alzando en el horizonte por sobre las casas y por precaucion pediremos quedarnos con ellos, prometiendo dejarlos en la mañana si asi lo desean. Ellos hablaran un momento, y nos responderan con un si mientras nos dejan pasar.

Pasaremos sobre una gran mancha de sangre en una alfombra, que parecera reciente, pero no preguntaremos sobre eso. Quizas no sera el momento.

Ellos nos diran sus nombres, Croft y Nick. Y ellos nos preguntaran nuestros nombres. Ella dira su nombre, y yo dire el mio...

>Clay: Mata a Henry.
_________________
I
I
I
I
I
I
I
I
I
I
I
I
I
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Bake
Mega Member
Bake

Registrado: 10 Jul 2010
Mensajes: 413
Promedio por Día: 0.21

LOL Level: 0

Ubicación: Caught in a Mosh




9999992358.9 Moneda
Moneda especial

Items

Xbox 360

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 04 Sep 2013 1:23 am     Responder citando

La ciudad
(Preludio)
Llevaba 3 días en la ciudad antes de que todo se desencadenara.
3 días.
Me frustraba un poco cada vez que lo recordaba.De alguna manera,mi sueño estaba un poco roto.

Había llegado el viernes por la mañana.Aunque mentalmente había llegado 1 mes,tal vez 2 antes.Deseaba estar ahí.
La Gran Ciudad.
No era tan grande.En realidad,si lo era,pero siempre me la había imaginado más grande de lo que era.Siempre había sido como la parte de la torta que no podía comer,hasta que tuviera edad suficiente.La Ciudad era hogar de las mejores universidades,colegios,servicios,drogas,y algunos dicen que las mejores mujeres.
Siempre se veía algo lejos de mí.Como que nunca llegaría.Y acá estoy.Aunque de una manera,un tanto diferente.

Lo impresionante era que todo se concentraba en la Ciudad.Quiero decir,si no estabas en la Ciudad,algo en tu vida faltaba.Simplemente todo llegaba de la Ciudad,y todos los demás,querían llegar a la Ciudad.
Ciudad Pecado,también conocida así.
Repleta de turistas,extranjeros,y nacionales.Locos por la Ciudad.Amantes de la Ciudad.
En la Ciudad,todos eran felices.
Todos.
Allí se encontraba el trabajo de tus sueños,tus mejores amigos,la mejor suerte que jamás ibas a tener,la mujer de tus sueños,el perro más fiel.
Todo necesidad estaba satisfecha en la Ciudad.
Por eso,también me asustaba la Ciudad.
Edificios que atravesaban el cielo,miles y miles de personas.Cámaras en todos lados.Pensé que lo que tenía la Ciudad ,no era magia,sino un control absoluto sobre la población.No había delincuencia,pero había droga.Y mucha.Era paradójico.Nunca se había visto que se pudieran separar esas 2 palabras.También como droga,y violencia.O enfermedad,más precisamente,adicción.
Respecto a eso,siempre me mantuve escéptico.
Pero la Ciudad me tenía más de una sorpresa.
En realidad,nunca te dejaba de sorprender.
Aparte de su mezcla de control,magia,corrupción,también descubrí que estaba maldita.

El viernes por la mañana llegué al departamento que había comprado.Tenía 18 años,pero era un poco más adulto de lo que aparentaba.El departamento era impecable.Era extraído de mis sueños,prácticamente.
Todo era igual o mejor que en mis sueños.Inclusive el tráfico.Odio el tráfico.
Desde que había llegado todo era perfecto.Inclusive el día.El sol jamás había brillado de esa manera.Su reflejo pegaba en cada vidrio de los gigantes edificios.Ya empezaba a sentir su magia.
Sentía que podía llamarse Ciudad de Clay. Encajaba perfecto conmigo,y yo encajaba con todo.Lamentaba cada segundo que no pasara en esa ciudad. Respirando su aire,viviendo su ritmo.
Esa tarde acomodé mis cosas en el departamento y me quedé en el balcón,escuchando la melodía de los autos.Era increíble como algo tan molesto como los autos,en la Ciudad,se convertían en una orquesta de violines.
Nunca deje de sonreír. En ningún momento.Casi.

Al llegar la noche,tenía que conocer el resto de la Ciudad.Tal vez,la mejor parte de la Ciudad.
Todo era cierto.Lo de la no delincuencia,y lo de las drogas también.
Jamás me había sentido tan seguro caminando en la calle solo,de noche.Y tampoco había visto tanta venta de droga,sin ningún tipo de cuidado.Parecía como si la Ciudad quería que consumas,cualquier cosa,pero que te mantenga calmado,y que no pienses demasiado.
La misma policía parecía ser cómplice de esta venta.
Esta mierda era legal.
No importaba que mierda te querías mandar por las venas.Era legal.
Me asusté.No,no me asusté.Mi corazón latió más fuerte por unos momentos nada más.No podía estar asustado,estaba drogado,por la misma Ciudad.

Al entrar en un bar,la Ciudad seguía teniendo esa magia,y no solamente la que se inhala.Todo parecía perfecto,desde la música,la gente del lugar,los tragos,los precios.Parecía una puta película.Me asusté,pero no me asusté,seguía drogado por la Ciudad.
Solo faltaba que se sentara la chica más linda de la Ciudad al lado mío,y lo más terrorífico es que paso.
La chica más perfecta que jamás había visto,se sentó al lado mío.Realmente estaba pasando. Mi corazón latió fuerte por bastantes segundos.Me asusté,pero no me asusté,ahora no solo estaba drogado por la Ciudad,sino que también por los ojos delineados de la chica.
Pedí un trago,para cada uno, y hablamos.La música era ideal,y el bajo el volumen suficiente como para que pudiera escuchar lo que me decía.Se ponía más terrorífico.Mi corazón volvió a latir de la misma manera,que antes,pero algo me impedía pensar.No podía tomar distancia de mi mismo.Mi terror era aplacado por la magia de la Ciudad,sus ojos,y ahora también su escote.
Pedí otro trago.Ella besó,y me relajé.
Tal vez,la Ciudad era perfecta,y no había nada raro.Tal vez,la perfección no existe,pero no quería pensar.
Me mantuve tranquilo,por el resto de la noche,y el sábado,y domingo.
Había algo.Me asustaba,y me encantaba a la vez.
Sentía que parecía ser todo demasiado perfecto,pero también disfrutaba de su perfección.Aunque no fuera perfecta.
Mi cabeza se mantuvo en un estado que jamás había estado antes.Pero no pude dejar de sonreír en ningún momento.Tampoco dejar de pensar en la belleza de la chica del viernes. Nisiquiera el lunes por la mañana.
El lunes por la mañana que había soñado por mucho tiempo.
Ese lunes,el que iba a pisar la facultad,lo que me iba a permitir,tener un trabajo,y vivir de lo que más me gusta.
A pesar de eso,sus ojos,y su cuerpo seguía ocupando la mitad de mis pensamientos,y la otra mitad era ocupada por la belleza de la ciudad.Sentía que había un pequeño yo,dentro de mí que gritaba algo,pero no importaba. No lo podía escuchar.

>Clay:Matar a Henry


Un vidrio roto rompió con la melodía de la ciudad.Antes alguien había gritado,pero no lo escuché.Luego,una frenada fuerte de un auto,y instantáneamente después,más vidrios rotos,luego de los crujidos de la carrocería de los autos.
Otro grito,y este si lo escuché,y mire a mi izquierda.Había muchos autos,varios chocados,pero muchos circulaban normalmente.
Un choque en la Ciudad,eso era raro.Ya podía escuchar las sirenas acercándose.Llegue a la esquina,y vi como la ambulancia giraba a toda velocidad.Giré la cabeza,y entre los autos que pasaban pude ver a una persona en un charco de sangre,juntos a la fila de autos chocados.
Sangre.
Sacudí mi cabeza y cerré los ojos.Seguí caminando hacía la universidad.Varias personas me chocaron,pero no le dí más importancia.
Al llegar a la otra esquina,esperé a que el semáforo cambiara.Otro idiota que venía corriendo desde atrás me choco y casi vuelo hacía la calle.
Cuidado,imbécil!
Me acomodé la ropa.Empecé a escuchar la melodía de la ciudad de nuevo. Dejo de ser un Adaggio.Ahora era un Prestissimo.Escuché otro grito,y otro más.Empecé a escuchar los pasos de las personas aumentando su velocidad. Más vidrios rotos,y más gritos.Chirridos de metal quebrándose.
No entendía que estaba pasando.Cerré los ojos.
Los gritos.
Los pasos.
Los vidrios.
Los autos chocando con otro autos.
Aunque en completo caos,la Ciudad tenía la melodía.
Un disparo rasgo el ambiente. Por un momento no hubo más pasos,ni vidrios,ni autos chocando.
Abrí los ojos y, vi como una persona que estaba arrodillada se desplomaba enfrente mió. La sangre no tardó en volver a manchar la ciudad.Sus ojos eran blancos, y del ojo derecho salía un líquido negro.No pude dejar de mirarlo,hasta que finalmente murió,y cerro sus dejaron de brillar.
Mi corazón se comprimió hasta casi explotar.Luego de eso empezó a latir descontrolodamente,y empecé a correr,junto con todo el mundo.Corría sin sentido,solo,corría en el sentido de la corriente.Quería estar lejos ahora,quería estar lejos de la puta Ciudad.
Sin darme cuenta,infinidad de gritos,vidrios rotos,disparos dispusieron el nuevo orden de la Ciudad.Corrí,y corrí,y corrí,sin parar,más de lo que mi cuerpo podía aguantar.Pero la gente me empujaba,y no querían dejar de correr hacia adelante.
Quise doblar en una esquina,pero solo logré caerme,y que me pisaran incontables pies.Pareció una eternidad,pero posiblemente hayan sido solo 10 segundos hasta que pude arrastrarme fuera de la corriente humana.
Tenía la parte derecha de mi cara raspada,y con sangre.Mi camisa blanca se había ensuciado bastante.Ah,y mi espalda y mis costillas dolían como la puta madre. Podría tener alguna fisura,no creo que una fractura,pero quién sabe.Me arrastré hasta un lugar un poco más escondido y seguro.Estaba pegado a la entrada de un edificio.Veía a todo el mundo corriendo,autos chocando,disparos y gritos.Ya me estaba acostumbrado.Aunque todavía no tenía la más puta idea de que estaba pasando.
Me acerque a un rincón,donde estaba casi oculto por una planta.Varias personas me vieron,pero no me ayudaron.Hasta que una persona si me vio. Tenía un brazo consumido,como si se lo hubieran succionado,solo eran huesos recubierto por piel.Y también tenía ese líquido negro cayendo de uno sus ojos.Empezó acercarse a mí lentamente.Esa cosa no era buena.
No.No.Por favor,No!

Empecé a patear el vidrio del costado de la entrada al edificio.Pero no era suficiente. Se empezó a rasgar,pero no llegaría a tiempo.
Un auto llegó a una velocidad infernal,y choco de frente al edificio.Atropello a la cosa,y rompió la entrada.Sin perder un segundo,me arrastré hacia adentro.Había muchos pedazos de cristales en el piso,los corría como podía pero era imposible que ninguno se me clavara.Dolían,pero de alguna manera también apaciguaban el dolor en mi costilla,y en mi espalda.Llegue hasta el ascensor. El botón estaba muy lejos y al no poder pararme,tuve que sacarme una zapatilla,y tirarle hasta que la puerta se abriera.No tarde mucho,se escuchó el clic de que el ascensor había llegado y la puerta se abrió. Escuché un grito que proveía del auto.No era dolor,era rabia talvez. No tenía ninguna intención en saber que era eso.Me metí en el ascensor,y traté de apuntar a los pisos de más arriba. Acerté al primer tiro.Piso 9.Era bueno,pero no suficiente.Tenía que llegar al piso 12,para luego tratar de llegar a la terraza.No fue fácil.
Del 9,baje al 4,del 4 al 2. Me tomé unos minutos y me concentré para apuntar al 12.Pero subí hasta el piso 8 nada más.La quinta fue la vencida.
Al llegar al piso 12 quedaba un último obstáculo.Las escaleras.
Después de 20 minutos y un esfuerzo enorme,llegue a la puerta. Con otro tiro preciso de mi zapatilla la abrí.Me arrastré hasta atrás de un tanque de agua e instantáneamente me dormí.
Desperté bastante recuperado de la siesta.Me pude parar sin hacer mayor esfuerzo,pero me costaba caminar.Me apoyé en la pared de la terraza.
Mi corazón se comprimió mucho,y latió muy despacio.
Esto era la Ciudad. Después de tanto tiempo soñando,la Ciudad se había convertido en esto.Una puta masacre.
Era un desastre.Y estaba metido en el medio de esto.Lo que sea que fuere.
Varios helicópteros pasaron y dijeron que el rescate sería en 2 días en la zona norte de la Ciudad.Al mediodía.
Tendría que ponerme en marcha de inmediato.
Necesitaría medicamentos,antes que todo.Había una farmacia en la calle de enfrente,llegando a la esquina.
Esperé a que todo se tranquilizara un poco más,y baje.
Ahí seguía el auto,y los cristales con los que me había cortado un poco.
La puerta del auto estaba abierta,y había pasos con sangre que llevaban hacía afuera.También había gotas negras.
Fui caminando lo más rápido que pude hacía la farmacia.
Abrí la puerta principal.Busque rápido un puto analgésico,y volví a la calle.
Ahora necesitaba agua.Pero era muy peligroso andar por la calle.
Volví al edificio,y mire el estado del auto.Parecía en buenas condiciones,para haber chocado contra un edificio.Tal vez funcionara.
Y lo hizo.Puse marcha atrás,y busque cualquier cosa donde hubiera agua.Necesitaba tomar esos medicamentos rápido.La manera en la que estaba sentado para evitar tocar la sangre,no era bastante cómoda,y no le hacía bien a mis costillas.Encontré un kiosco.Abrí una de las heladeras y robé una botella de agua mineral.Volví al coche.El sol se empezaba a poner.Tenía que buscar un lugar donde dormir.Decidí seguir hasta la esquina.El motor se paró,pero lo logré volver a poner en funcionamiento.Doble a la izquierda.
El motor se volvió a apagar.Empezó a salir humo del capo.
No sabía nada de motores,así que solo podía esperar,adentro del auto.
Dejaba pasar 5 minutos,y volvía a intentar.
Vi varios autos pasar,incluso,uno paso al lado mío,pero no quisieron detenerse.
Aproveché a tomar 2 píldoras del analgésico.Solo con el placebo me sentía genial.
Intenté una vez más.Pero el motor no respondía.Tal vez necesita agua el radiador,era lo único que podía hacer.
Utilicé mi botella en el radiador.Solo esperaba que funcionará.Ya era de noche.
Volví al auto,y encendí el motor,pero no funciono.Insistí.Casi arranco.
Lo hice una vez más,y el auto arrancó.
Decidí volver a casa,aunque eso fuera en el sur.

Dormí bastante bien.Al despertar,busque agua y tome otra doble dosis de mi analgésico.Busque un poco de comida,y lo puse en una mochila. No tenía casi nada,recién me había mudado.
Bajé y me subí al auto.La sangre ya estaba seca,así que era inútil limpiarla.
Me detuve 2 segundos para pensar como llegar la norte.
No conocía la ciudad.Avancé hacía donde creía que estaba el norte.
La ciudad estaba plagada de cadáveres,tanto de las cosas,como de gente.
No era nada bonito,pero lo maneje bien.Vi bastante actividad humana.Perfectamente no hospitalaria,pero había muchos vivos.
Me di cuenta que iba hacía el norte por la gente,vi mucha caminando en la misma dirección.Muchos estaba armados,y no solo con pistolas. Vi varios con escopetas,y rifles. Vi varias veces como cuando aparecían esas cosas a atacar a alguien solían ayudar a las demás personas. Aunque más de una vez vi como mataban al monstruo,y como robaban las pertenecías ajenas.
Seguí adelante.

Mi panza empezó a rugir.Tenía que buscar un lugar donde dormir,y también buscar más comida de la que traía.Al hacer unas cuadras más,vi un local de comida y me acerque con el auto.Tal vez tenían alguna puerta abierta,en la parte de atrás.
Llegue hasta donde se pedían las comidas.Empecé a buscar alguna puerta o algo.
Casi me meo en los pantalones cuando el puto parlante habló.

-¿Qué desea?
-Un vuelo a Kenia-respondí sin esperar respuesta.Pensé que se trataba de algún robot.
-Vendemos hamburguesas.
-Que?
-Comida,idiota.

Estos hijos de puta estaba atendiendo en un desastre así.
Pero no iba a desaprovechar esta oportunidad.Abrí la guantera,por que en la guantera,siempre hay algo que sirve,siempre hay una pistola,comida,la llave necesaria,o dinero,como en esta ocasión.
Había una billetera,no tenía mucha plata,tal vez unos 50 dolares.

-¿Qué me das por 48 dólares?
-Una hamburguesa doble,con refresco y papas comunes.
-Dije 48 dolares,no 8.
-Escuché bien,señor.

Había sextuplicado los precios,que hijos de puta.
-Dámela entonces

Tomé mi comida y les deje su sucio dinero.Comí tranquilo.Tomé un analgésico más.
Se hacía de noche,y tenía que apurarme a encontrar un lugar.
Salí de local ,y me puse en marcha hacía el norte.Ya no había mucha actividad humana.
Al hacer unas cuadras el indicador de gasolina del auto estaba en rojo. No me quedaban más que unos kilómetros.


A lo lejos vi a un hombre,transformado,persiguiendo a una mujer.Aceleré a fondo,y atropellé al hombre,y logré no tocar a la chica.Tuve cierta turbulencia por atropellarlo,pero controlé el auto.Me bajé para ver si la chica estaba bien.2 tipos armados salieron de una casa.Los tipos se miraron,y se dedicaron a la chica,que lloraba.
De repente se paró,y se lanzó hacia mí.



>Croft: Impedir que la chica golpee a Clay
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Croft
Administrador
Administrador
Croft

Registrado: 25 Feb 2009
Mensajes: 2680
Promedio por Día: 1.09

LOL Level: -2


9999999999.9 Moneda
Moneda especial

Items

wii Nintendo 64

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 06 Sep 2013 11:02 pm     Responder citando

Croft

Solo quería un baño, nada mas. Pero no, un baño era mucho pedir. No habrían pasado más de quince minutos desde que llege a la casa hasta que me molestaran, me encontraba en el segundo piso buscando un arma cuando escuche voces afuera, no había dado dos pasos hacia la ventana cuando escuche la puerta abrirse de golpe, prepare mi navaja y baje las escaleras, un hombre estaba en el suelo mientras otro me apuntaba con dos armas, resulto que llegaron por el anuncio y de todas las casas que habían cerca decidieron entrar en esta.

Nick era el nombre del que estaba en el suelo, Jack tenia las pistolas, no hubo mucho tiempo para hablar antes de que Jack cayera al suelo y empezara a convulsionar, el otro sujeto se levantó y me grito que cogiera las armas, recogí una y trate de dársela pero me dijo yo debía disparar, su amigo se transformaba y yo debía matarlo, ya había disparado antes un arma, antes de mudarme acá iba con un amigo a practicar, nunca tuve muy buena puntería.

Jack cayó muerto, trate de devolverle las pistolas a Nick pero se negó a recibirlas, guarde una de ellas en la cocina y movimos el cuerpo del amigo de Nick, era claro que lo había afectado, encontramos unas pala en el patio trasero y tomamos turnos para abrir un hueco, lentamente en el transcurso de la tarde cavamos un hueco y sepultamos a Jack, deje a Nick solo en el patio y fui a buscar algo de beber. Antes de que me de que ellos dos llegaran logre revisar un poco la casa y estaba repleta de comida, al menos no pasaríamos hambre hasta mañana, tome un vaso de agua y revise las pistolas, resulta que solo quedaba un cargador completo, guarde la otra pistola y la munición en un bolso que encontré en el segundo piso. Una pistola y diecisiete balas deberían ser suficientes para pasar la noche.

Ya estaba anocheciendo cuando escuche gritos, Nick entro corriendo con su hacha y salimos a la calle, dos personas eran perseguidas por esas cosas, estaban separados y era blancos fáciles, les dispare a los tres y ellos se encargaron del ultimo, no había pasado un día y ya solo me quedaban diez balas.

El se llamaba Henry, ella era Clara. Nos dijeron que se quedarían por la noche y en la mañana se irían, Nick me miro como si fuera nuestra decisión, por mí los hubiera sacado a los tres y tomaría mi baño.
Entramos a la casa pero Henry y Clara se quedaron afuera, querían ver si más de esas cosas vendrían por los disparos.

Nick me pregunto si sabia algo sobre lo que pasaba, le dije que no tenia la menor idea, no habia duda que la muerte de su amigo le habia afectado.

–¿Era tu amigo? – Le pregunte.
–Si, el creía que eran demonios, pero míralo ahora, lo que sea que es puede afectarnos a todos en cualquier momento.
–¿Un virus?
–Tal vez, solo te pido si vez que me pasa eso, dispárame antes de que me convierta en esas cosas.
–Preferiría no hacerlo.
El se quedo callado pensando.
–Es curioso que me dieras las armas, hace unos años practique con ellas, nunca me gustaron.
–Pues yo no pienso tocar una ahora y no creo que ellos sepan usarlas.
–Si, tienes razón. Iré a ver como esta arriba.

En la primera planta estaba la cocina y dos habitaciones, una estaba llena de ropa sucia y detergentes, la otra era un baño. En el segundo piso había cuatro habitaciones, una tenía una cama doble, las otras tres estaban sin amueblar excepto por un escritorio y una silla llena de papeles en lo que supongo era una oficina, tuve suerte de que Nick me diera su arma, acá no encontraría nada.

Una cama doble y un mueble en el planta de abajo, suponiendo que Henry y Clara dormirían en la cama, tendría que discutir con Nick quien dormiría en el suelo, iba a preguntarle cuando escuchamos ruidos afuera, Clara le preguntaba a Henry que le pasaba y por su voz estaba alterada, Nick me miro preocupado y creo que el ya había deducido que era, corrimos afuera cuando escuchamos un golpe y el ruido de un carro frenando.

Al salir vimos a Clara arrodillada en la calle casi llorando y bastante alterada, unos metros mas adelante se encontraba el cuerpo de Henry en un charco de sangre y en una posición nada saludable, aun mas adelante estaba un carro del cual se bajaba un hombre, Nick corrió a ver como estaba clara y yo apunte al hombre.

–¿Esta muerto? Era uno de esos, queria ayudar– Dijo el hombre mientras venia hacia aca, relaje mis manos, no había necesidad de dispararle. Nick estaba delante de mi tratando de calmar a clara. Mire a Nick y el asintió el cuerpo de Henry era toda la evidencia que necesitábamos para creerle.

–¿Uh, estas bien? – Le pregunte, tenia sangre seca en la camisa y pantalones y varias heridas en el rostro.

Iba a responderme cuando Clara dijo algo, se levanto rápidamente del suelo y corrió hacia el sujeto.

–¡No! – Grito Nick, –¡No! – Grite yo.
Clara cayo al suelo y Nick corrió a ayudarla, El otro sujeto me miraba asustado y ahí note que yo había disparado, solte el arma al suelo y corri a ayudar a Clara, le había dado en el brazo y estaba sangrando.

–¿¡Porque lo hicistes!? – me gritaba Nick, el sujeto corrió a ayudarnos y llevamos a Clara adentro, Nick me miraba molesto mientras el otro sujeto estaba confundido, se llamaba Clay y le dije que fue un accidente, salí a buscar la pistola en la calle.

Solo fue superficial, paso rozando la piel solo arranco un poco, poquito.

–¡Idiota! – Gritaba Clara mientras Nick trataba de limpiar la herida, en la cocina encontraron vendas y alcohol.

Después de quince minutos de insultos clara se calmo, no se si acepto mis disculpas o los analgésicos que Clay trajo de su carro también eran calmantes en fin, Clay nos conto como llego aca y Nick trato de explicarle a Clara que lo mismo le había pasado a su amigo, Jack, mientras todos nos conociamos un poco mas.

Eran las ocho de la noche, todos teníamos hambre y había que comer algo, puse sabanas y bolsas en las ventanas para que la luz no saliera, no se si eso serviría de algo pero no perdía nada con intentarlo. Mas o menos veinte horas faltaban para que llegara el supuesto rescate, Nick estaba molesto por el pequeño incidente de la pistola, pero no mas que Clara que, claramente, quería apuñalarme, y Clay con toda su sangre y heridas parecía que el fuera el atropellado, menos de doce horas habían pasado desde que llegue a esta casa y ya dos habian muerto.

Nueve balas me quedaban, le di la otra pistola a Clay, Nick tenia su hacha y preferiría que Clara no tuviera arma hasta que se calmara, un hacha y dos pistolas para aguantar un dia, eso si no nos convertíamos todos en esas cosas antes de que saliera el sol.

–Te dije que no me gustaban las armas Nick.– Le dije mientras le preguntaba que comeriamos.

Nick: Prepara la cena.

-----------------------------------------------

No me di cuenta antes pero Fab llego a la noche, crei que habiamos quedado en mas o menos una hora por parte?

Por si acaso ahi puse que son las ocho, estaria bien que de alguna forma cada parte diga que hora es al final.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Zeh Roh
Administrador
Administrador
Zeh Roh

Registrado: 07 Feb 2012
Mensajes: 256
Promedio por Día: 0.19

LOL Level: 0

Ubicación: Hypertime




1412.0 Moneda
Moneda especial

Items

PlayStation 2

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 09 Sep 2013 3:13 am     Responder citando

>Nick: Preparar la Cena.


Jack estaba muerto. Se había ido. Croft y yo le dimos sepultura y permitimos que descansara en paz.
Croft me dejo junto a la tumba mientras el entraba. Fue gracias a Jack que había sobrevivido… Ahora le debía seguir hasta el final. No podía morir.

Entre a la casa, y revise lo que eran sus pertenencias. Sus armas, su celular. Mire las pistolas, y truculentos recuerdos de mis tiempos en la fuerza me vinieron a la cabeza. Los borre de mi mente y tome el celular para mí. También tome su vieja gorra; me la puse.

El día siguió su curso. Miraba hacia afuera frenéticamente, acosado por la idea de que algo aparecería en cualquier momento. Todo orden se había ido… la seguridad que nos rodeaba había desaparecido. Temía que pudiera convertirme en cualquier momento; le había pasado a Jack, podía pasarme a mí. O a Croft. No sabía si eran un acto del demonio o un efecto químico, pero los efectos eran ineludibles.
Ninguno le dijo nada al otro. Eran tiempos difíciles, y no buscábamos ser amigos. Solo queríamos aguantar un día más.

Por la noche llegaron dos personas más. Había anochecido temprano, cuando los vimos por la calle; eran un hombre y una mujer, perseguidos por cuatro de esas cosas. Croft bajo a tres con las armas de Jack, y ellos pudieron ocuparse del cuarto.
Llegaron hasta la casa y nos agradecieron.
—Gracias. En serio. ¿Podemos quedarnos acá? Solo queremos pasar la noche… estoy seguro de que todos escucharon el anuncio oficial… –Dijo el hombre, Henry. La mujer se llamaba Ella Clara.
Mire hacia Croft. Sabía que se sentía invadido, y que más gente significaba más problemas potenciales. Pero aceptamos, no podíamos dejar a alguien así.

Fue un error. Un par de horas después, sucedió de nuevo. Estábamos revisando la casa cuando Henry comenzó a gritar. Los gritos se volvieron guturales, como a dos voces, y oímos que abrían la puerta a la calle. Croft y yo bajamos tan rápido como pudimos, pero no sirvió de nada. Henry se había convertido, y había empezado a perseguir a Clara por la calle. Pero un auto se cruzó en el medio, y lo aplasto. Pronto sabríamos que esta acción fue intencional: el conductor buscaba salvar a Clara. Por lo pronto, la situación era confusa. Todo paso muy rápido.
Clara se volvió histérica, y trato de atacar al conductor. Croft disparo, rozándole el brazo a Clara. La sangre empezó a salir.
El conductor salió del auto; se veía herido y golpeado. Entramos todos en la casa, donde me puse a vendar la herida de Clara, que tras unos minutos se calmó. No lloro por la muerte de su compañero; en sus ojos solo veía furia. Tuve un escalofrió mientras revisaba como les iba al resto.
Croft estaba hablando con el conductor. Dijo llamarse Clay, y también estaba dirigiéndose a la zona alta por la evacuación. Me pareció un tipo razonable, pero estaba muy golpeado. No me extrañaba. Esos espantos, esos animales estaban por todas las calles.
Eran gente… gente se convirtió a la vez y en todos lados. Empezó en un solo momento, y por doquier. Nadie pudo prepararse. Tenía sentido.

Se hicieron las ocho, y cayo la noche. Croft prendió luces y tapo las ventanas. No quería atraer nada, dijo.
—Son como personas atrofiadas. –Dijo Ella.
—¿Eh? –Pregunto Croft.
—Esas cosas… tienen mala vista. No te preocupes por la luz.
—Hmf. No me preocupo solo por ellas. –Termino, y tapo otra ventana.
Era el final del día, y Croft me pidió que me ocupara de la comida. Revise lo que teníamos; solo Clara había traído algo. Tenía una mochila, que pertenecía a Henry. Adentro había galletas, agua y fideos. Iba a servir. Y había algo más: un abrelatas. Me pareció previsor de parte de Henry, aunque en realidad no había ninguna lata en la mochila. Era uno multifunción, con sacacorchos incluido. Me pregunte si el abrelatas podía tener alguna otra función, cuando Clara apareció y me saco la mochila de las manos.
—La próxima vez pregunta, ¿no?
—Eh…
Se dio vuelta, y salió de la concina. Me dio un mal presentimiento.
Por el momento, lo importante era que había llegado a sacar unos fideos.
Los prepare, y todos comimos en la mesa juntos. Una comida fría y silenciosa.
Mientras comía, note que Clay tenía una de las pistolas de Jack. Decidí hablarle a Croft sobre eso luego.
Había que decidir cómo dormir. Solo había una cama, por lo que propuse que todos durmiéramos en el suelo en el mismo cuarto, de forma que pudiéramos cubrirnos si pasaba algo.
—No sé si es tan buena idea –Dijo Clay.
—En realidad… tienen razón –Dijo Croft.
—¿Qué? –Pregunte—. ¿Por qué?
—¿Por qué crees? –Agrego Clara—. No voy a dormir cerca de ustedes y que se conviertan por la noche. Nunca tuvimos que venir acá…
Su voz flaqueo en esa última frase, y note que sus ojos estaban vidriosos. No dijo nada más, y subió al segundo piso, donde tomo la cama matrimonial como suya. No me queje; sabía lo que estaba sintiendo. No sabía que tan apegada estaba a Henry, pero ser perseguido por tu compañero y que luego te disparen no podía ser agradable. Además, no tenía fuerzas para enojarme con nadie. Aunque Croft era una excepción. Me gire hacia él.
—Buen trabajo.
—¡Hey! Fue un accidente.
—Quizá no tendrías que tener esas armas. ¿Y le diste una a Clay?
Clay nos miraba, algo incómodo.
—No podía dejarlo desarmado.
—…Da igual. Entonces, ¿Qué hacemos? –Pregunte, mirándolos—. ¿Nosotros si dormimos en el piso?
—La verdad, Nick… ella tenía algo de razón. Yo voy a uno de los cuartos vacíos de arriba, si no te importa. –Dijo Clay.
Subió arriba, y se fue.
Pude ver la misma mirada en Croft, por lo que entendí el mensaje y subí arriba también.

Hicimos camas con las frazadas de más que habían en el cuarto matrimonial y nos acostamos cada uno en uno de los cuartos vacíos. Me senté en el suelo; sabía que no iba a poder dormir, y sospechaba que los otros tampoco. Además, no quería hacerlo. Cualquier cosa podría pasar durante la noche; preferí estar alerta.
Y cumplió. Llevaba una hora; quizá menos durmiendo. Todo estaba en la oscuridad. De alguna manera, ninguna luz venia del exterior.

El silencio era absoluto… no podía distinguir nada fuera de mi cuarto desamueblado. La quietud se destruyó en un instante: el sonido de vidrios quebrándose me levanto enseguida. Tome mi gorra y el hacha.
Salí al pasillo a la vez que oía un grito. Me encontré con el horror: una criatura negra cubría el camino. La aparición amorfa parecía una masa oscura, con brazos y piernas saliendo de los lados. ¿Cuántos eran? ¿Qué era eso?
Soltaba una especie de rugido sordo, un ruido que me ponía los pelos de punta y electrizaba el ambiente. Clay y Croft también habían salido; todos estábamos paralizados en las puertas de los cuartos. Clara, al final del pasillo, gritaba ante el monstruo. Había atravesado la ventana que daba al piso de arriba, y parecía colgado a la pared con sus varias piernas.
—¿…Que mierda es esto? No es una persona. –Dijo Croft.
No, debían ser varias; recordé cuando mi mano pareció hundirse en una de esas cosas. Eso debían ser varias personas, chupadas en una masa que ya no recordaba a la humanidad. Agradecí el hecho de que no pudiera diferenciar sus rasgos en la oscuridad de la noche. Solo sus ojos brillaban, dos diminutos puntos blancos entre las extremidades en continuo movimiento.
—Hay que matarla.
Pude ver como Clay asentía. El monstruo salto hacia mí, a la vez que le lanzaba mi hacha a Clay. Me agache, y la bestia me paso por encima mientras me deslizaba por el cuarto. Clay se movió para adelante, y movió el hacha como si hubiera nacido para eso. Le dio su arma a Croft, que la tomo en el aire y se puso frente a Clara.
—Y-Y-Yo… –Balbuceo ella.
La criatura cayó al suelo, su objetivo evadido; se dio vuelta furiosa, medio subida a las paredes. Clay ya estaba frente a ella, y le dio con el hacha entre los ojos. El rugido se volvió agudo, y tuve que taparme los oídos con las manos. Clay casi deja caer el arma, en un instante que el monstruo aprovecho para tomarlo con sus manos flacuchas. Clay grito. Croft se adelantó y apunto las pistolas. Disparo dos veces, dio a las manos y lleno las paredes de sangre negra. La bestia retrocedió con un bufido. Parecía enojada. Los tres nos pusimos en guardia. Clay me paso el hacha y se disponía a recuperar su pistola, pero Clara apareció de pronto, y se la arrebato.
—Hijo de puta –Le susurro al monstruo.
Empezó a dispararle. En la negrura, la sangre del ser se mesclaba con su cuerpo. El monstruo se removió, pero no caía. Dio otro paso atrás, e intuí lo que iba a hacer, un segundo muy tarde.
Arremetió contra nosotros, tirándonos a un lado y haciéndonos perder las armas. Todos gritamos en el choque. Quedamos separados en la habitación, yo con Clara y Clay con Croft. El monstruo se giró hacia nosotros, con las armas tras él. Croft podía alcanzarlas si saltaba… Solo teníamos que aguantar un momento, pero sin armas… Maldecí que las ramas de Clara estuvieran abajo.

Entonces, Clara saco el abrelatas.
—¿Qué hacías con eso? –Pregunte en voz baja.
Clara inclino la cabeza, pero no respondió.
La masa de brazos y piernas nos miró a los ojos…

>Criatura: Doble confrontacion.


_________________
"La oscuridad enciende, ¿quien es mi padre? ¿Me tenderé? ¿Me quedaré? Bendice el campamento, haz que el fuego brille."
--------

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Fabulous Cereal
Administrador
Administrador


Registrado: 05 Mar 2009
Mensajes: 5330
Promedio por Día: 2.17

LOL Level: -65


10587.0 Moneda
Moneda especial

Items



Estado: Desconectado
MensajePublicado: 12 Sep 2013 4:09 am     Responder citando

Una noche de verano, hay una muerte.
Una noche de verano, nadie duerme.
Una noche de verano, todos mueren.


Croft y Nick exploraran la casa, puesto que ellos apenas habran llegado tambien. Ella y yo nos sentaremos en el living a descansar luego de un dia de caminar por la ciudad. Nos doleran bastante los pies, pero al menos ya estaremos en la zona norte.

Solo tendremos que esperar.

Mirare por la ventana las luces de la calle, y una de las criaturas pasara por la calle. Solo alcanzare a ver una silueta, pero notare que es mas grande de lo normal. Luego, volvera a atacarnos. Pero sabre que hacer.

-Henry... -dira Ella preocupada
-¿Que pasa? -dire levantando la cabeza
-Tienes de esa cosa negra. -me respondera señalando mi brazo

No me preocupare. Se que es inofensiva en la piel. Pero cuando me pase la mano para limpiarla, senti un dolor en la palma.

Tengo una pequeña herida. Una astilla de la rama que se me enterro. El liquido negro la cubrio rapidamente.

Mierda.

Este no es un sueño.

...Voy a morir. No debia suceder asi...

Corri al baño rapidamente a lavarme la herida y me heche alcohol, pero ya era tarde. El dolor del liquido negro seguia, ahora mas adentro.

Ella se paro en la puerta, asustada. Cuando la mire, parecio entender.

-¿Te vas a...?
-Si...

Poco a poco, el dolor se expandia por mi mano. Ella se fue corriendo al living. Sali del baño para seguirla, cuando la vi, tenia su rama en la mano.

-Henry, por favor, vete ahora. No quiero tener que matarte. -dijo sujetando fuertemente la rama
-No puedo, tengo que decirte algo importante.
-¿Que, que es? -me dijo agresiva. Queria que me fuera rapido.
-Tendre 5 minutos mas o menos. Tratare de hacerlo rapido.
Ella no bajo la rama, y respiraba profundamente.
-Van a morir todos ustedes, mañana. Antes de que llegue el rescate.
Ella se quedo mirandome con incredulidad.
-Sueño el futuro.
Corrio hacia mi y me empezo a golpear con la rama, llevandome hacia la puerta.
-¡Vete! ¡Ya estas loco!
-Mierda, por eso no queria decirles.
Logre atrapar la rama con mi mano herida.
-Te estoy diciendo la verdad. Puedo probarlo.
-¡Ya vete de una vez! -me grito mientras seguia empujando con la rama hacia la puerta.
-Esta noche, va a entrar a la casa un monstruo diferente a los demas, por la ventana del segundo piso. Van a ser como varios de ellos unidos.
-Mañana en la mañana se encontraran con un sujeto llamado Clay, acompañado de otro llamado Anthony.
-Al medio dia, habra de ese liquido negro en el agua. Anthony tomara de ella y se transformara.
-A la tarde, el equipo de rescate no llega. Cuando llega la noche, una gran cantidad de monstruos se juntara frente a la casa. El helicoptero llega cuando estamos todos muertos.


-Tu madre y tus dos hermanos menores se transformaron esta mañana y trataron de matarte. Eso me lo ibas a decir mañana.

Ella se detuvo con esa ultima prediccion. No me habia querido hablar de eso cuando caminabamos hacia aca. Nunca me lo habia dicho. Pero me lo iba a decir mañana cuando le preguntara porque estaba triste. Aunque le era doloroso, era lo unico que podia hacer para que me escuchara.

Ella retrocedio unos pasos de mi.
-Van a morir todos mañana.
-...
-Cada semana, sueño con los eventos que ocurriran en los 7 dias siguientes. Ha sido asi desde que llegue a la ciudad. Siempre estan correctos, hasta el mas minimo detalle. Cuando me despierto, anoto todo lo que vi para anticiparme.
Sentia el dolor en las venas de mi brazo. Se estaba expandiendo.
-...
-...
-No puede ser... No tiene sentido.
-Es la verdad.
-No... Estas mintiendo. Si fuera asi habrias visto todo esto. Te habrias ido de la ciudad.
-Me quede para salvarlos.
-Somos unos extraños para ti.
-Mañana no lo serian. Por eso lo hice. No queria que murieran, pero no habia otra forma. No tenia como contactarme, y aunque pudiera, no me habrian creido.
-¿Pero entonces porque te infectaste? Si puedes ver el futuro ¿porque no evitaste tu muerte?
-Porque al momento que cambio algo, ya no puedo saber que va a suceder. Cuando nos ataco ese primer monstruo, sabia que me iba a golpear fuertemente. Y por predecir el movimiento y atacarlo de otra forma, me enterre una astilla en la mano. Ese fue mi error, y de haber sabido habria recibido el golpe. No queria decirles de esto para evitar cualquier variable impredecible, pero ahora no tengo otra opcion.
Sentia el dolor en el corazon. Tengo solo segundos.
-...
-Tienes que hacerlo tu ahora. En mi mochila esta mi libro con anotaciones. Tiene escrito todo lo que debia haber sucedido. Hay tambien informacion importante sobre los monstruos. Cosas reveladas mañana y cosas reveladas hasta 4 dias despues, que es cuando termina la semana que vi.
-...
-Todo lo que tengo en la mochila les sera util... El abrelatas, la comida, la botella con agua limpia...
-Estas loco Henry. Vete de aca ahora... -dijo mientras volvia a levantar la rama
-Pero si te demostre--
-Seguro lo mencione en el camino aca y lo olvide. Vete de aqui Henry, no quierto escuchar mas...

Me duele la cabeza.


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La bestia nos miro a los ojos. A mi y a Nick a la vez. Y seguramente a Croft y a Clay tambien. Tenia mas de dos ojos. Podia verlo todo al mismo tiempo.

Alcanzaba a distinguir cada una de sus partes con la poca luz que llegaba de la calle. Podia distinguir sus ojos, sus brazos, sus pies, sus bocas, sus oidos, sus cabellos distintos y sus heridas.

Tome el abrelatas que habia traido Henry. Tuvo razon. Tuvo razon todo este tiempo. Habia predicho que este monstruo nos atacaria esta noche.

Pero eso no me ayuda en nada ahora. El esta muerto ahora. Quizas la unica razon por la que saliamos vivos de esta era con su ayuda.

Aun asi, dijo que el abrelatas era importante. Ahora, no puedo hacer mas que tirarme a la suerte.

Me lanze sobre la bestia y esta me ataco a mi. Logre enterrarle el abrelatas en uno de sus ojos y me golpeo a la vez que chillaba de dolor. Cai al suelo fuertemente, y luego oi varios disparos. Me levante rapidamente y cuando terminaron me acerque a la bestia y saque el abrelatas que habia quedado enterrado en su ojo. Volvi a enterrarlo en otro de los ojos, a la vez que Clay volvia a atacar con el hacha.
-¡A los ojos, Clay! -grite. Si no podiamos matarla rapido al menos podiamos dejarla ciega y escapar.
No duramos mucho. Casi de inmediato la bestia nos golpeo a los dos. Me apoye contra la pared y entonces note que Nick no estaba. ¿Nos abandono? Ah, excelente.
La bestia se fue contra Clay, y apenas me acerque se giro hacia mi y me persiguio. Abri la puerta que tenia cerca mio y me puse detras. La criatura la golpeo y luego volvio a moverse, seguramente hacia Clay. No podriamos atacarla si siguia asi.
Sali de nuevo y la ataque con el abrelatas una vez mas. No pude ni acercarme esta vez. Casi me golpea.
Escuche pasos en la escalera y cuando mire, era Nick con una de las ramas y una botella en la otra. Con la rama, trato de... empalar a la bestia. No funciono. La bestia atrapo la rama con las manos y se la arrebato.
-¡Bien hecho!, ahora esta armada. -dije a la vez que la bestia volvia por mi con la rama en la mano.
Me escondi una vez mas tras la puerta. En eso, Nick empezo a destapar rapidamente la botella y le lanzo algo del contenido a la bestia. Esta volvio a gritar, y fue tras de Nick. Clay empezo a atacarla desde atras y Nick siguio lanzandole de lo que sea que tenia la botella. Con el abrelatas, volvi a atacar a los ojos, y Croft lo empezo a golpear con el mango de la pistola. golpeo a Nick y luego a Croft, pero seguimos atacando con todo lo que teniamos, hasta que la criatura finalmente cayo al suelo. Luego de unos momentos en que seguimos atacandola, dejo de moverse. Nick nos dijo que abrieramos las ventanas y nos alejaramos. Le habia lanzado acido muriatico.

Una vez abajo encendimos las luces.
-Uh, bien, eso fue...
-Si viene otra igual, estamos muertos.
-Queda solo una bala.
-...Estamos jodidos.
-Ehm, Clara, ¿que hacias con el abrelatas?
-¿Uh? ¿a que te refieres?
-A porque andabas con un abrelatas. No hay latas para abrir aca...
-Pues... no tenia nada mas para defenderme -era mentira. Era porque habia empezado a creer lo que habia dicho Henry cuando el hombre que lo atropello dijo llamarse Clay. Habia dicho que lo encontrariamos mañana, junto a otro sujeto, pero aun asi...
-Ah. -dijo Nick, creyendo lo que le dije. Era mejor asi. Henry dijo que el solo decirnos afectaria el futuro. ¿Quizas seria mejor no decirles nada?
No, debiamos prepararnos. Debia decirles sobre la prediccion de Henry. Pero primero debia ver el cuaderno con las anotaciones. Si les decia de la nada, no me creerian, como yo lo hice con Henry. Posiblemente hasta me traten de loca, luego de lo que paso cuando llego Clay.

-Supongo que habra que sacar el cuerpo.
-Esta cubierto de esa cosa negra. Ni loco voy a meter las manos ahi.
-Hay que hacerlo, no podemos dejarlo ahi. Seguro empieza a oler mal.
-Entonces mejor cambiemonos de casa.
-Lo siento Bake, pero me niego siquiera a abrir la puerta. No de noche, al menos.
-¿Que te hace pensar que son nocturnos?
-El multicadaver que hay en el segundo piso. Dudo que hayamos tenido la suerte de que entre a nuestra casa el unico monstruo fusionado nocturno en la ciudad.
-Podemos cubrirnos la manos con algo...
-No pasara nada. Ese liquido negro es inofensivo para la piel.
-¿Como lo sabes?
-Henry me lo dijo.
-Ehm, no se como decirte esto pero como que Henry se murio. No se si te enteraste.
-No se transformo porque toco la cosa negra. Se transformo porque tenia una herida abierta en la mano y le cayo liquido negro ahi.
-¿Estas segura?
-Estuve ahi, genio. Revisense en busca de heridas. Cuiden cualquier cosa tan pequeña como una astilla enterrada.
Croft, Nick y Clay se comenzaron a revisar los brazos, y luego los pies. Tambien hice lo mismo. Solo tenia la herida del disparo, pero estaba vendada y cubierta.
-Nada.
-Nada.
-Tampoco nada. Busquemos bolsas plasticas y saquemos el cuerpo de ahi.

En la cocina tomamos varias bolsas y nos las pusimos en las manos. El liquido era inofensivo pero tampoco queriamos mancharnos. Subimos y empezamos a sacar el cuerpo.
-Dios, es peor a la luz.
Lo dejamos caer por las escaleras y una vez abajo lo arrastramos hasta la calle. Entramos rapidamente antes de que viniera otro.
-¿Creen que sobrevivamos hasta mañana?
Segun Henry, si, pero ahora...
-No si no hacemos nada. Vamos al garage a buscar tablas y cubramos todas las ventanas. Mañana saldremos a buscar armas.
-Podriamos hacerlo ahora. Esta claro que esta noche no vamos a dormir. Bien podriamos hacer guardia con algo para defendernos.
-Como dije, no me gusta la idea de salir ahora.
-Si entra otro nos va a matar.
-Si hay otro afuera nos va a matar.
Henry dijo que habia visto cosas sobre los monstruos. Lo tenia todo escrto en su cuaderno. ¿Quizas escribio tambien sobre si esas bestias son nocturnas?
-Dejen de perder el tiempo peleando y hagamos una cosa a la vez, ¿ok? Luego nos preocupamos de eso. -Nick y Clay me miraron con cara fea y partimos los cuatro al garage. Habian algunas tablas, un martillo y varios clavos. Tomamos todo, junto con varias piedras y nos pusimos a trabajar, excepto Croft que se ofrecio a limpiar las manchas que dejo el monstruo.
El segundo piso era de madera, asi que seria facil. Pero para las ventanas del primer piso, tendremos que taparlas con muebles o algo, ya que son de concreto.

Me lleve la mochila de Henry a la habitacion. Era algo pesada. ¿Cargo con esto todo el camino?
Clave tan rapido como pude, cubriendo la ventana en solo 10 minutos. Apenas termine, deje todo en el suelo y abri la mochila. Entre la comida y el agua, habia un cuaderno con una simple tapa amarilla, azul al reverso. Cuando lo abri, creo que maldije a Henry unas cuantas veces.

Escribia pequeño.

Esto me va a tomar tiempo...


>Luces de la calle: Apaguense.

2:00 am

_________________
I
I
I
I
I
I
I
I
I
I
I
I
I


Ultima edición por Fabulous Cereal el 11 Nov 2013 11:49 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Bake
Mega Member
Bake

Registrado: 10 Jul 2010
Mensajes: 413
Promedio por Día: 0.21

LOL Level: 0

Ubicación: Caught in a Mosh




9999992358.9 Moneda
Moneda especial

Items

Xbox 360

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 13 Sep 2013 4:13 am     Responder citando

>Luces de la calle: Apaguense.


Me reí pensando en cuantos analgésicos había tomado.Había perdido la cuenta.Toma dosis dobles,cada intervalos irregulares.Pero,mierda,lo necesitaba.Más en un momento así. Mire el paquete.
30 comprimidos.
Busque un vaso,y agua.Creo que había tomado 6 en menos de 12 horas.
Pero no importa.
Ahora rogaba que el analgésico estuviera compuesto de 50% de clonazepam.
Un poco de estabilidad para mi realidad no estaría nada mal.Pero no fue así.
De ser fumador hubiera deseado 10 atados,de ser alcohólico hubiera deseado 3 botellas del whisky más caro del planeta. De ser adicto a la heroína hubiera deseado mil jeringas para mis brazos.Pero no lo era.No había de calmar mi mente.La Ciudad,mi única adicción,me había traicionado.
Pensé en tomar todavía más analgésicos,pero razoné que no tendría sentido.Aunque lo considere 3, tal vez 4 veces más.
Golpeé la pared hasta que mis nudillos empezaron a sangrar.Vi la sangre deslizarse por mi mano.Una gota cayó al piso.Un miedo irracional a morir me cubrió,y corrí al baño a lavarme la herida.Lavé la herida,y me quedé unos segundos escuchando el agua correr.Me desplomé en el piso.

-¿Porque?...¿Porque estaba pasando todo esto?

Se suponía que La Ciudad no era así.No era esta mierda. No era un puto monstruo con varios ojos. No se suponía que tenía que ser ni parecido a esta mierda.


-La vida es una puta,Clay -Me dijo mi consciencia.

La vida no era una puta en la Ciudad.La Ciudad era perfecta.

-Sabías que algo estaba mal desde el primer momento.No quisiste verlo.

Si.Era verdad.Algo estaba mal.Pero como iba a negarme a mis sueños.Toda mi vida había creído que La Ciudad era la salida de todos mis problemas.Cualquier cosa que quisiera iba a estar en La Ciudad.Cualquier cosa,desde el más oscuro deseo,hasta el pan de cada día.
¿Cómo un chico de 18 años iba a renunciar a eso?
Simplemente no podía,o yo no podía. Y no podía tolerarlo.
Me habían roto el corazón,y no una mujer,sino una harpía de concreto.
Me paré.

-Morir no va a solucionar nada.-Dijo con voz débil.

Si,y no.No quería vivir más.No tenía nada por que luchar.Nada.


-El suicidio es egoísta.Nunca fuiste egoísta,no es tu estilo.

No me importa el estilo.No ahora.Tal vez en otro mundo,en otra vida,en otra piel.Pero no ahora.

Subí las escaleras para ir al cuarto de Croft. Quedaba una bala.Más que suficiente.
Me paré enfrente de la puerta de la habitación.Giré el picaporte.

Se que no tenes las suficientes pelotas para jalar el gatillo. Ni siquiera en esta condición.

Podía agarrar el arma y ponérmela en la sien,o en la boca,o debajo de la pera sin problema,pero jamás iba a poder disparar,y lo sabía,desde el primer segundo en el que pensé en matarme.

Me senté contra la pared y lloré.Estaba tan desesperado,que no había manera alguna de contener las lágrimas.
Paso un rato,pero demasiado.
Se escuchó un ruido eléctrico,que venía desde afuera.Instantáneamente la luz que provenía de afuera se cortó,y quedamos a oscuras.

Pueden existir otras ciudades... otros lugares.Supongo que hay muchas cosas mejores que suicidarte a los 18.No tengas miedo,no tanto al menos.

Otro lugar.Cualquier lugar.
Si.
Esperé a que mis ojos se acostumbren a la oscuridad y fui para mi pieza.
Me acosté,y dejé que mi cerebro procesará todo por si solo.

Creo que me dormí,si se le puede llamar sueño a eso.Aunque todo había cambiado.Me sentía diferente.Ya no estaba desesperado.Y la Ciudad había dejado de ser la Ciudad.
Me sentía mejor. Áspero. Más maduro. Aunque me senté en el borde de la cama y pedí que todo hubiera sido un sueño.
Pero la sangre negra había sido real,los ojos de esa cosa,también.Todo.
Ya no me sentía asustado.Sentía que toda mi vida había sido un sueño.Que hoy,ahora,despertaba por primera vez.Nacía con 18 años de edad,una camisa sucia,una herida en la mano derecha,un corazón un poco dañado,pero una mente fría y estable.
Seguía todo oscuro,y no tenía manera de asegurarme de que esto era real.No podía ver mi cara,no podía ver nada que realmente me dijera que no estaba soñando.En mi bolsillo había una caja.
Encontré la puerta,y salí al pasillo.Bajé las escaleras,y fui al baño.Había ruidos de rasguños,pero los ignoré.
Prendí la luz del baño,y me miré al espejo.
Las gotas de sangre,mi camisa sucia.
Aunque me veía distinto.Algo,algo en mis ojos.Me sentía distinto.
Recordé la caja.
30 comprimidos.
Si,esto era real.Empecé a recordar todo,aunque ya lo recordaba.
Había soñado mientras dormía.Recuerdo el rostro de una persona que no conocía,pero me sonaba increíblemente familiar.Cerré los ojos para concentrarme en su rostro,pero poco a poco se desvanecía.Escuché su voz,antes de que su rostro se borre de mi memoria.

-Van a morir todos.

Una de las ventanas se rompió.
Cristales rotos,gritos,metales crujiendo,disparos.No de nuevo.


>Piso:Mancharse de sangre

4:30 am
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Croft
Administrador
Administrador
Croft

Registrado: 25 Feb 2009
Mensajes: 2680
Promedio por Día: 1.09

LOL Level: -2


9999999999.9 Moneda
Moneda especial

Items

wii Nintendo 64

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 14 Sep 2013 7:51 pm     Responder citando

Croft

Nos atacó una cosa mitad de la noche, era grande, feo y estaba molesto, casi nos mata.

Decidimos bloquear las ventanas, las del segundo piso con tablas de madera, me pinche un dedo.
Las del primer piso usamos los muebles, me aplaste un dedo.

Después de eso, y curarme mis deditos, nos fuimos a dormir, al menos yo lo hice, a las dos horas de mirar el techo sin poder dormir fui a buscar agua a la cocina, baje las escaleras lentamente para no despertar a nadie, lleve mi pistola aunque solo me quedaba una bala. Igual no era posible que mas entraran, todas las ventanas estaban bloqueadas con tablas o muebles, de hecho apenas podía ver en la oscuridad del primer piso, la única luz era la que entraba por la pequeña ventana de la puerta.

–Oh – La poca luz que había desapareció cuando una silueta se detuvo frente a la puerta, unos segundos después se empezó a abrir lentamente mi entras corazón latía al máximo y me preguntaba “¿Ahora que?”

–Uh… –Un hombre alto entro, llevaba un bate en una mano, prepare mi pistola detrás de mi.– ¿Ehem, estas solo acá?

–Si – No me dio tiempo de continuar cuando se lanzo hacia mi con su bate y me tiro al suelo con el primer golpe.
–Agh
–¡Es solo uno, entren! – Grito mientras sacaba un pequeño cuchillo, dos hombres mas entraron por la puerta, cada uno llevaba a algo para golpearme, aunque no seria necesario ya el cuchillo venia hacia mi.

Trate de pararlo con la mano y lo logre, con la palma de la mano al menos, dispare una vez y le di al hombre en el pecho, se tambaleo hacia atrás mientras me levantaba hacia las escaleras.
–Ah mierda– Grito uno de ellos mientras su amigo se desplomaba, el otro me agarro antes de llegar a las escaleras y me lanzo, caí sobre una mesa de vidrio rompiéndola, si eso no había despertado a los otros, estaban muertos ya.
–Agh–Los apunte con la pistola –Fuera, fuera o disparo – No sabían que estaba vacía, me levante y fui de nuevo hacia las escaleras.

Uno estaba revisando al que se encontraba en el suelo, el otro corrió hacia mi y me quito la pistola, salí corriendo mientras el trataba de dispararme con el arma vacía.
La primera habitación era la de Clay, me saque el cuchillo de mi mano, varias gotas de sangre cayeron al suelo, Clay estaba despierto y me preguntaba que paso.

–Abajo… hay gente… vienen para acá… –Estaba agitado, sentía que el corazón se me iba a salir y apenas podía hablar, obviamente no ayudo el golpe que el sujeto me dio en la espalda, tirándome al suelo donde me golpee la cabeza con el pie de una mesa, sentía que me mareaba hasta que todo se puso oscuro, lo ultimo que vi fueron los pies de Clay sobre una mancha de sangre.


4:36 am

Nick: Salva a Croft.

Salvame D:
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Zeh Roh
Administrador
Administrador
Zeh Roh

Registrado: 07 Feb 2012
Mensajes: 256
Promedio por Día: 0.19

LOL Level: 0

Ubicación: Hypertime




1412.0 Moneda
Moneda especial

Items

PlayStation 2

Estado: Desconectado
MensajePublicado: 15 Sep 2013 10:06 pm     Responder citando

>Nick: Salvar a Croft

—¡Nick! –Escuche gritar a Clay.
No podía dormir, de todas maneras… No podía sacarme de la cabeza el rugido que producía la bestia, una especie de arañazo a la existencia que la había ensuciado y cuyos efectos aún permanecían. Por todo el cuarto algo parecía ir mal, una sensación opresiva que me ponía los pelos de punta. No podía explicarlo, era la sensación que había si me acercaba a esas cosas, pero había quedado impregnada en el lugar.

Me levante de la cama gustoso y me dirigí al cuarto de Clay, con mi gorra y mi hacha. Clara se había asomado también por fuera de su cuarto. Le indique con la mirada que viniera también.
—Alto. Yo… Necesito decirles algo.
—¿Eh? –Levante una ceja—. Eso puede esperar, vamos.
Creía escuchar ruidos abajo. ¿Croft tampoco podía dormir? Debía ser así, no creía que nadie fuera a poder esa noche.
Clara y yo nos acercamos al cuarto de Clay, y miramos adentro… Croft estaba ahí, desmayado bajo un hilo de su propia sangre. Clay estaba sobre él, sin saber qué hacer. Se veía extrañamente sorprendido, como en un trance.
Si Croft estaba ahí, los ruidos de abajo… Reaccione demasiado tarde. Tres hombres aparecieron desde las escaleras; uno llevaba un bate, otro un cuchillo y el ultimo una pistola. Estuvieron frente a nosotros en un segundo.

Recordé mi entrenamiento y no perdí la calma. El del bate entro al cuarto de Clay, mientras este salía para ponerse junto a nosotros. El de la pistola y el otro parecían dispuestos a atacarnos, pero los ignore y entre al cuarto de Clay, donde estaban Croft y el del bate. Le grite algo, sacando su atención de Croft, y lo incite a que se acercara. Retrocedí, con el persiguiéndome, hasta salir del cuarto, donde podía escuchar movimiento detrás mío. El tipo se lanzó con su bate, pero me cubrí con el brazo y le desvié la mano. Me gire hacia atrás de él y le doble el brazo contra la espalda, haciéndole soltar el bate que Clara tomo antes de que tocara al suelo, para volver a desaparecer de mi campo visual junto con Clay.

Éramos solo yo y ese tipo… Levante mi hacha, pero me pregunte si realmente pensaba hacer algo. Atacar a aquellas cosas es una cosa. Un acto humano, casi natural. Pero usar un hacha contra un hombre indefenso… Habían irrumpido en la casa, habían tratado de atacarnos… Gire la cabeza para ver a Croft tirado, con una herida sangrante en la cabeza, como reafirmando mis ideas. Pero no podía hacerlo. No…

Un dolor agudo en mi espalda. Solté un grito ronco y se me cayó el hacha. Mi cuerpo se tensó al instante y me puse de rodillas. Todo se hizo frio.
Un cuchillo… el del cuchillo me había atacado. ¿Qué estaban haciendo Clay y Clara? Me gire despacio, tratando de ver al atacante, pero inmediatamente recibí un puñetazo en la cara de parte del tipo del bate, al que había soltado.
—Hijo de puta –Dijo.
Mi labio se inflamo. Debía estar sangrando, pero no podía sentir nada. ¿Todavía tenía el cuchillo encima? El tipo del bate tomo carrera, y me dio una patada en la cara. Todo mi cuello tembló, pero pude mantenerme de rodillas y evitar caer. El mundo giraba a mí alrededor. Me dio otro golpe, y mi gorra cayo con la sacudida. Reaccione ante esto, tomando mi hacha del suelo, casi perezosamente. De alguna manera me levante y dio un paso adelante. El tipo iba a golpearme de nuevo, pero se detuvo, asustado ante mi presencia. Empezó a decir algo, pero no pudo terminar. Clave el hacha junto a su oreja, atravesando todo el cachete derecho. La mantuve en el lugar unos momentos y la saque de una sacudida. Empezó a salir sangre, pero no podía molestarme. Estaba demasiado aturdido…

El tipo cayó al suelo, y su sangre formo un charco, como una versión grotesca de la situación de Croft.
Pero algo fue diferente. Su sangre empezó a convertirse en negro a medida que brotaba… el hombre perdió el color de piel inquietantemente rápido, y el ambiente se llenó de olor a podrido. ¿Qué estaba pasando?
¿Y cómo estaba el resto? No podía molestarme en girar la cabeza, confundido como estaba. Apenas atine a ponerme la gorra de nuevo y recostarme junto al cadáver, cuando el ambiente se llenó de algo más. Parecía lluvia, algún repiqueteo quizá, pero era algo distinto. Siniestro. Lo reconocí en un momento. Arañadas.

Algo parecía escarbar sobre nosotros, alrededor de todo el techo.

>Clara: Salida.



_________________
"La oscuridad enciende, ¿quien es mi padre? ¿Me tenderé? ¿Me quedaré? Bendice el campamento, haz que el fuego brille."
--------

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo MSN Messenger
Enviar tema a:
Meneame Meneame
Digg

Guardar tema en favoritos:

Google Bookmarks

Yahoo Yahoo Bookmarks

Delicious Delicious

Sindicar titulares de este foro

Todas las horas están en GMT + 2 Horas

No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

Página 1 de 3 | Ir a página 1, 2, 3  Siguiente
Publicar Nuevo Tema     Responder al Tema    Índice de Foro minijuegos -> R.o.l.


 
Saltar a:  

Foro minijuegos
Your Overlords
Estadísticas
Mapa del sitio
RSS Sindicar temas
|
|
|
|
|
|
Opciones de usuario:
Registrarse :: Conectar
Editar perfil
Eliminar cuenta de usuario
Borrar cookies creadas por este sitio
|
|
|
|
|
|
Privacidad :: Terminos del servicio